miércoles, septiembre 28, 2005

Prostitución, ¿libertad o control?

La Generalitat quiere regular la prostitución. Algo que se hacía esperar, sinceramente. Frente a la ceguera cristiana, moralista y rancia de Ana Botella en Madrid (ya saben, peras y manzanas), en Cataluña le meten mano al asunto. Sin embargo, debemos recelar. Curioso resultaría saber que lo que ha impulsado esta iniciativa no es el hecho ético de que la prostitución deba ser regulada, sino que estuvo originado por un problema de tráfico: las putas hacían su trabajo en los arcenes de las carreteras cercanas a la frontera con Francia y se montaban auténticos pifostios.

Porque, una de las cosas que dice la ley, es que la prostitución debe realizarse en los lugares habilitados para ello: los burdeles. No en la calle. Dicho de otra forma: nos parece bien que seáis putas, pero no os queremos ver. Os legalizamos a cambio de que desaparezcáis de nuestra vista y de nuestros barrios caros llenos de escaparates y centros comerciales. Los niños os pueden ver, y hay que protegerlos. La sociedad burguesa despliega un eje de acción, dispositivo cartesiano que estructura la ley y el poder: el binomio privado-público, que estructura la economía, pero también las relaciones sociales, la ciudad, la moral. Si hemos sacado a la religión de la esfera pública, ¿cómo no a las putas, que ensucian la calle, la llenan de problemas y encima crean problemas de tráfico?

Entonces yo me pregunto, ¿qué van a hacer con las putas que estén en la calle? ¿Fusilarlas? ¿Apresarlas y encarcelarlas? ¿Llegará un policía y le preguntará a una mujer si es puta? ¿O la sospecha será directamente válida? ¿Y si apresan a una señora que, sencillamente, esperaba al autobús? O de una manera más radical: ¿Por qué no se puede ser puta en la calle? ¿Por qué el Corte Inglés tiene escaparates, se realizan procesiones religiosas, y no se puede realizar una libre negociación entre puta y cliente en la calle? ¿De quién es la calle? ¿Está la prostitución en el burdel menos sujeta a la explotación que la de la calle? ¿Es la plusvalía que recibe el empresario de la prostitución más censurable que el que ejerce Telefnónica con sus empleados-directivos? ¿Se van los empleados-directivos de Telefónica de putas?

¿Quién me protegió a mí, cuando era niño, de frases como "hay que humillarse ante los demás", "hay que poner la otra mejilla cuando te golpeen", "hay que obedecer", "el reino del cielo es de los pobres de espíritu", "el sexo es pecado"...etc? ¿Quién me protegió de aquello?

¿Qué hay detrás de la legalización, sino un mecanismo-dispositivo "democrático" de control, de exclusión, de higiene social totalitaria, de imposición de determinado discurso del cuerpo, de determinada moral? ¿Quién protege a las putas de ver a los del Foro de la Familia manifestándose por las calles? ¿Quién me protege a mí de ver al ejército desfilando el día de la Hispanidad? ¿Vivimos en un Estado laico o las calles son el escenario de luchas de poder, de identidades, están llenas de discursos en conflicto?

¿Hay plusvalía cuando una puta ejerce su trabajo de forma autónoma, sin proxeneta? ¿No es ese intercambio algo verdaderamente libre, sin sujeciones de poder, ejercido por dos personas adultas y mayores de edad? ¿Qué le da el Estado a la puta a cambio de que ésta pague los impuestos y no ejerza su trabajo en la calle? ¿Qué beneficio contractual obtiene la puta para declarar impuestos a Hacienda? ¿Las putas no son mujeres, no son madres de familia, no son católicas? A lo mejor no lo son, y son el Spam en las calles.

5 Comments:

Anonymous MDD said...

Ese repertorio de frases entresacadas del libro de cabecera de Pedro Almodovar es en conjunto poco veraz, un tópico y de fácil derribo argumentativo.
Tendriamos que hacer frente a los postulados mas inquinos de la catolicismo desde otro frente no desde la disolución de nuestra inteligencia.
Aprendamos de sus errores y no cometamos la torpeza de creermos más modernos que el metacrilato.
Dios, ayudame a protegerme de los que derriban murallas y viven en las azoteas del pensamiento.
De mis enemigos me protejo con la sana medicina de la indiferencia y la cultura.

9:39 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Si es de fácil derribo argumentativo, derríbalo.

11:18 p. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

5:30 p. m.  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

12:25 a. m.  
Blogger Iza Roberto said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

10:56 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home