jueves, marzo 23, 2006

El precio de la sintaxis

Comenzamos una complicada partida de Ajedrez con ETA, en la que las piezas son muchas y no sólo son blancas y/o negras, sino de muchos colores, y en la que incluso hay piezas autónomas. Es, también, una partida en la que el cronómetro va quemando el tablero. Es una partida complicada, porque todos deben ganar sin que se visualice, menos ETA, que debe perder sin que se visualice. Ganar sin ganar. Perder sin perder. Vamos a ver cómo la sintaxis cataliza el proceso y sirve de canje de conceptos en un proceso de múltiples hipotecas. Desarmar a un ejército cediéndoles el disolvente de las palabras, el antídoto de la derrota: ese es el verdadero precio, los términos de la resolución, más que la resolución en sí. Un político invierte palabras, y con ellas, en principio pierde capital político. Si cree que lo puede recuperar con grandes plusvalías, la inversión habrá merecido la pena. Si no, habrá fracasado. Zapatero es un gran inversor en operaciones de riesgo: lo hizo con las tropas, las leyes sociales o el Estatuto de Cataluña. Aquí, pone en juego casi el conjunto de lo demás, y sin avales.

El Gobierno paga o invierte:

Proceso de paz: En realidad, un proceso de paz se da en un conflicto armado bilateral, como lo que ocurría en el Ulster. Aquí hay una banda terrorista y un Estado legal.

Un proceso sin vencedores y vencidos: Se renuncia al triunfalismo (que no triunfo) mediático explícito durante el "proceso".

El proceso será largo, díficil/duro y complicado: Duro... ¿para quién? ¿Para las víctimas? Sí, sobre sus espaldas se sostendrá la partida de ajedrez, ellas amortiguarán, con su complejo orgullo, el peso de las palabras invertidas en esta hipoteca.

Final dialogado de la violencia: sin comentarios.

La postura del PP: el Gobierno sabe que será acusado de ceder por parte del PP, pase lo que pase. Está dentro del precio que el Gobierno está pagando. Paradoja: La acusación de la cesión ante el terrorismo es una de las cesiones políticamente tolerables que se permite Zapatero incluir en las mensualidades de la hipoteca. Mientras quien te quiera desgastar sea Acebes/Zaplana, está todo bajo control.

ETA cobra:

"Alto el fuego permanente": ETA se permite el lujo de hablar de "Alto el fuego", expresión de campo de batalla con dos ejércitos. Seguimos en la tónica de conflicto armado bilateral.

Batasuna se cobra su pieza:

Se habla de pasos en la resolución del conflicto político. El chantaje sin serlo: paz a cambio de mesa de negociación. Pero, ¿qué se negocia? Acaso, la legalización de Batasuna, y no otra cosa.

El PNV apuesta fuerte:

Ibarretxe comienza contactos para constituir la mesa de partidos: Mesa de partidos, ¿para qué? ¿Para vincular y condicionar un nuevo Estatuto en clave soberanista al proceso? Creo que el PNV aquí patina y se precipita. Pero es lógico: apena es intermediario en esta negociación, apenas ha tenido voz ni voto.

Resultado pretendido:

Fin de ETA
Acercamiento de presos
Legalización de Batasuna
Paso a los cauces políticos, de la reivindicación independentista
Planteamiento de un nuevo estatuto (El Gobierno propone la Vía catalana)
Zapatero gana las elecciones

Resultado no pretendido:

Fin parcial de ETA: vuelta de una parte a la lucha armada
Acercamiento de presos en vano
Fuerte reivindicación de la autodeterminación, apoyada por el PNV
Fuerte movilización del PP contra el proceso
Fracaso de Zapatero

Y entre estas dos opciones, mil formas.

Que comience la función, hagan sus apuestas, y por mi parte, toda la suerte para el Gobierno.

1 Comments:

Blogger Berlin Smith said...

Sutil y fino análisis, amigo.

Entre medias las opciones son muchas, como dices. La clave está en los calendarios. A diferencia de Irlanda y por lo que vamos descubriendo, hay mucha cocina ya hecha y con muchos de los riesgos irlandeses ponderados y con sus correspondientes vendas y caminos alternativos preparados.

Pero el riesgo potencial es muy alto para Zapatero: la paz no es gratis, eso es un sueño iluso, habrá que hacer concesiones y cualquiera de ellas es desgaste electoral. Es más, si el comportamiento del PP es frío y leal hasta donde tiene que ser, tiene más posibilidades de coger la manzana madura al caer. Es más, puede que a Zapatero le salga bien toda la ecuación pero sea un Churchill que pierda las elecciones tras ganar la guerra.

EL riesgo no es menos alto para el PP: una actitud excesivamente destructiva le llevaría a una victoria electoral importante en sus territorios tradicionales, pero le haría imposible pactar con las minorías. Una nueva mayoría aobsoluta sólo es posible por una retracción del voto sociológico de izquierdas a la hora de ir a votar. Y en un clima de enfrentamiento abierto con el nacionalismo y con procesos sin cerrar puede ser una verdadera tragedia colectiva. Y no hablo de tiros ni de sangre, sino de drama político.

Son horas de esas que con los años se recuerdan con emoción porque vuelve la gran política. Veamos quien está a la altura y quién se quema y quien no. Suárez fue el héroe de la transición pero terminó acabdo e inservible. Muchas, demasiadas cosas a la vez, mucha tensión en el camino, aunque por la propia tensión creo que la sociedad sacará sus mecanismos de protección haciendo que impere la sensatez llevando a los políticos al terreno de lo posible.

7:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home