domingo, diciembre 25, 2005

La copia sin original... Times gous by, con Loli

La afirmación baudrillardiana de la copia sin original queda demostrada en este vídeo copia de copia de copia y así ad infinitum.

http://video.google.com/videoplay?docid=1118062670787157311&q=terremoto+hung+up

Feliz solsticio de invierno.

1 Comments:

Blogger Raquel Márquez said...

Llamarme racionalista... como diría Anastasio: ¡y tú gordo! Jajaja...

Qué va, racionalista "paranada-paranada" (pronunciación de flequilluda de la calle Velázquez, jaja), no soy kantiana en absoluto, no creo en categorías innatas ni en verdades independientes del cuerpo, "paranada"... He dicho únicamente que admiro a Kant en su uso del lenguaje; sólo he leído un libro entero de él (y no era de los más representativos) y algunos textos seleccionados, y lo que digo es que se comunica conmigo, que le entiendo aunque a veces sea denso, no que esté de acuerdo con sus estructuras mentales... De hecho, creo que su pensamiento es demasiado "estructurado" para adaptarse a la realidad, que yo veo más bien caótica...

Yo soy una empirista convencidísima pero disfruto con muchos argumentos racionalistas porque me parecen muy interesantes como literatura. Cuando lea a Hegel algún día -aún no me he atrevido a ponerme en serio, por vaguería...- será como leer a Borges: no me servirá para conducirme en la vida pero me emocionaré y me entretendré.

Añadiré, ya para ponerme listilla, que Kant cree en verdades objetivas pero considera que una parte de la verdad es incognoscible por el ser humano. Para mí la verdad es un acuerdo entre personas, así que es por definición cognoscible, pero no fiable, ni absoluta, ni trascendente. La verdad será más útil cuantas más personas y más capaces lleguen a ese acuerdo. Otra historia es saber para cada tipo de verdad quiénes son esos "más capaces"... Terreno peligroso.

Y creo en la realidad exterior porque puedo hablar con los demás de ella: la realidad me parece tal porque es intersubjetiva. Por eso el lenguaje es básico en mi idea del conocimiento, pero para mí es un instrumento. Una cosa es la realidad, que está "ahí fuera" y otra cosa es la verdad, que está en el cerebro y en el lenguaje humano. Yo creo que una palabra es una herramienta, en efecto, pero no creo que con una palabra se genere NUNCA un conocimiento: el conocimiento es una relación entre el cerebro y el mundo, y dentro del mundo están los demás, y para relacionarse el cerebro con los demás es para lo que usa el lenguaje, que es un medio, no un origen de conocimiento. Oir o leer una palabra o una frase no me enseña nada, me enseña sólo en relación con mi experiencia. Necesito experiencias directas para entender el lenguaje.

Uff, voy a dejarlo por hoy, jajaja... Feliz solsticio y no te hagas de ésos que dices, ¡sé antonioasenciano y punto! ;-D

1:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home