viernes, diciembre 30, 2005

Tuve una pesadilla con el sentido común

Hay una nueva ideología, un nuevo temblor de las conciencias a medio camino entre el latido de corazón y el resorte intelectual último -último suspiro, grito, clamor en el silencio- de una enorme tropa de profesores de universidad, padres de familia, políticos, funcionarios y trabajadores de banca. Es una versión de España y la razón, una versión del centro, del sentido: el sentido común. Un modelo o un slogan en unos momentos de pánico deconstructor. La ecuación, sentido común, es un aforismo perfecto en un tiempo de diseminación. Frente a lo disperso, lo común. Frente a lo relativo, al multiperspectivismo propio de la era digital, el sentido. Uno, grande y libre. Inexpugnable y analógico. Amurallado de razón y tradición.

Yo, ser deconstruido, digital, sin centro, ser descentrado, invertebrado, a veces me aburro y me despierto en mitad de la noche, tiritando, aplastado bajo el sentido común, una vértebra ajena que se mete en mi pensamiento para unificarlo y darle unidad, tranquilidad y reposo. Atraviesa mi cuerpo como una flecha, tiene las barbas de Rajoy y la gomina de Piqué, es corbata de hierro o yugo de hueso, es estructura arborescente y totalitaria. Y entonces, mi yo diseminado, molecular, sin centro, construido en red y por módulos, se rebela, pero es una rebelión en desliz, amorfa, lanzada con múltiples vectores multicolores contra el ejército unívoco del sentido común. Un arcoiris de píxeles frente a la forma fuerte del blanco y negro.

---------


Los periódicos dicen que el CIS dice que los españoles pensamos que hay demasiados extranjeros. A mí me pasa algo en la misma línea, pero un poco más terrible: pienso que hay demasiados españoles.

4 Comments:

Blogger Al-Duende said...

jajaja, magistral. Yo también pienso que hay demasiados españoles. Hoy es el primer día que no me he visto con fuerzas para hacer la labor diaria de mi blog, ante el escupitajo de los datos del CIS. Invade una sensación de "esto no tiene remedio". ZP, como dices en tu último post, quizá trata de moverse por el cableado de la "glocalización", pero está claro que la sociedad española no está preparada. Me mata de risa lo de expulsar al que delinque o al que no tiene trabajo. ¿Expulsar, a dónde? ¿A su país? ¿A qué país? ¿Y a los españoles que delinquen no, esos son mejores por ser españoles o qué? Una sociedad democrática reclama los presos compatriotas en el extranjero. Precisamente los problemas son de extradición, no de "almacenamiento". ¿Lo de venir sólo con un contrato de trabajo? Ya, pero oiga, ¿sabe usted que es imposible contratar en el extranjero tal como está dispuesta la ley? Nones. ¿Entonces por qué no se informa? Da igual, que vengan pero con contrato. Y dale, si le estoy diciendo que no es posible. Da igual, con contrato. ¿Pero oiga, usted me escucha?, que es que no se puede, que no funciona así. Da igual, o con contrato o nada. Pues eso, pues nada, es como invertir la lógica del "a palabras necias oídos sordos", por el "a sordos necios, palabras sin oír".

También dice la encuesta del CIS que los españoles piensan que los extranjeros abaratan el mercado laboral. Claro, debe ser que los extranjeros deciden los sueldos, y no los empresarios. La Razón, diario, suelta el cinismo de que la sociedad española no es racista y pide derechos para los inmigrantes (y es cierto, el CIS lo refleja así). Pero no, atacar a los débiles no es racismo, no. Racismo debe ser exigir condiciones laborales dignas para todo el mundo, inmigrante o no.

Brillante tu post. Y brillante el broche final. Feliz año, a pesar de todo.

1:08 p. m.  
Blogger Al-Duende said...

Eso sí, qué bien les viene a algunos que por primera vez las encuestas del CIS sean transparentes. Igual que el cinismo de Nacho Villa cuando en 59 segundos afirma que no hay libertad de expresión, que la televisión pública censura a la oposición y a las voces disconformes con el Gobierno. Y lo dice él, tranquilamente, en la misma televisión pública que ataca. "Usted sería menos feo si me dejara llamarle feo". Viva la neolengua. Y que siga la fiesta.

1:12 p. m.  
Anonymous MDD said...

Me aburren. ¿Han probado todos ustedes de leer a Zola y dejarse de hacer pseudo periodismo de tiovivo? Espero que el año que viene de su mano derecha salga un balin de hojalata que reconozca su cuerpo hasta lugares que ustedes mismos desconocian. Les deseo que el proximo año haga de ustedes funcionarios de un vertedero de residuos altamente toxicos. Inexistan. Sean lo menor. Desvivanse por desistegrarse. In-vivan. Así me haran feliz.
Que el 2006 caiga sobre ustedes como un diccionario corrupto.

2:59 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Vaya, y pensar que mi suegra piensa vivir en Valladolid...

10:05 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home