lunes, julio 31, 2006

Atravesamos el verano como máquinas deseantes:

"La máquina deseante es un sistema de producir deseos; la máquina social es un sistema económico-político de producción. Las máquinas técnicas no son independientes ni exteriores a la máquina social. Cada técnica forma parte esencial de la máquina social. La tecnología capitalista es esencial al sistema de explotación capitalista. Son grandes máquinas las que son usadas para la explotación de grandes masas de trabajadores. No hay una necesidad intrínseca de cierta tecnología. Más bien la tecnología evoluciona con la máquina social de la que forma parte. En la máquina deseante ven Deleuze y Guattari ante todo flujos. Toman la idea de Lawrence: la sexualidad es flujo. Todo deseo es flujo y corte. Flujo de esperma, de orines, de leche, etc. Freud descubrió este flujo de deseo. Ricardo y Marx descubrieron el flujo de producción, el flujo de dinero, el flujo de mercancías; todo ello como esencia de la economía capitalista. Lo que caracteriza al sistema es la apropiación del producto por parte del capital. También Lutero descubrió la religión como fenómeno estrictamente privado, muy acorde con la nueva economía del capital.

(...)

Edipo es una entidad metafísica. Es preciso, como Kant, hacer una crítica de la metafísica. Se trata de una revolución trascendental pero materialista: denunciar el uso ilegítimo de Edipo. El revolucionario desconoce a Edipo, no reconoce padre, ni dios. El inconsciente es huérfano, no necesita inconsciente como productor de sentido. El esquizoanálisis es político y revolucionario. El inconsciente es roussoniano. El hombre es naturaleza. El deseo es revolucionario, cuestiona el orden establecido. El deseo es activo, agresivo, artista, productivo, conquistador. La literatura es también ezquizofrenía, proceso de producción sin fin. La única literatura es la que hace estallar el super-ego. Antonín Artaud es la realización de la literatura."

Sobre Deleuze y Guattari en: http://www.antroposmoderno.com/antro-articulo.php?id_articulo=225

Para mí el verano es la rutinización del flujo de la vida, la vivificación de esa dinámica esquizo. Por eso, estos días laxos, cálidos, amorfos, tienen algo de revolucionario en su pereza. El deseo activo, agresivo, artista, productivo y conquistador se pega a la piel, proviene de una ola de mar, emerge estridente en los sueños nocturnos. El objetivo: hacer que la máquina de guerra del invierno no nos congele demasiado el flujo que siempre deberíamos ser.

5 Comments:

Blogger AnA said...

keki por Dios ké tas tomao?????

7:34 p. m.  
Blogger BeBa said...

Keki eres too much

7:33 p. m.  
Blogger Raquel Márquez said...

Para mí el verano es todo eso que dices... Me extraña mucho que tanta gente se queje del verano o se sienta más inactiva con el calor, yo soy al revés: el verano me excita, me renueva, me parece que la vida fluye más que en invierno. Estos días me he vuelto a acordar de una letra de El niño gusano que me ponía de muy buen humor, mira:


"Si pudiera elegir, saldría de la bolsa del canguro,
si tuviera que elegir me quitaría la piel para estar desnudo.
Yo no sé contar lo que pasa en la realidad.
Si pudiera elegir sería el hombre más lento del mundo.
Ya tengo listo un traje nuevo para mi corazón.
Pondré mi mente al sol,
pondré mi mente al sol ...
(...)
Tejí con hilo verde una alfombra de hojas donde tumbarme,
también fabriqué un dado con la palabra "hoy" en cada lado.
Yo no sé contar lo que pasa en la realidad.
(...)
No, ninguno de nosotros
estamos hechos con frío, con frío...
No, ninguno de nosotros
estamos hechos con frío, con frío ..."


Estamos hechos con calor y con sol y con agua...

((P.D: Ya apunté tu móvil, estás localizao.))

9:55 p. m.  
Blogger AOLEON said...

ANTE tanta maquina deseante , yo opongo nomadismo y rizoma...
intercambiemos miradas sin vistas.

6:21 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! »

8:42 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home