domingo, marzo 04, 2007

Decá-logo para marcianos

Según El País, el 13 de abril de 2029 un meteorito de unos 300 metros de longitud, que responde al nombre de Apofis, pasará tan cerca de la Tierra que rozará la órbita donde se alinean los grandes satélites de comunicaciones, a 36.000 kilómetros de altura.

La colisión es posible. El fin del mundo podría llegar el 13 de abril de 2029.

Si no sucediera, o lo evitásemos disparando misiles contra el pedrusco, el panorama no será mucho mejor: sequía, subida de las temperaturas, los polos se derritan, sube el nivel del mar, Marbella y el mundo maláyico de la Costa del Sol (entre otros hermosos litorales) es engullido por las aguas que se vengarían, cual dioses griegos, del maltrato secular del ladrillo y la recalificación. El mar y la naturaleza impugnarán los PGOU’s con una bofetada de agua marina, sal y boquerones felices.

Claro que también habría pérdidas irreparables: Venecia, ciudad de madera y terciopelo, se convertiría en un arrecife marino cargado de historia y haría realidad ese “mar de los teatros” de Pere Gimferre. Moriría Venecia, ciudad en la que tantos quisieron morir.

Por uno u otro motivo, parece que nos queda poco tiempo. Y se impone hacer la maleta. Y marcharse.

En una novela de Arthur Clarke, “Los cánticos de la lejana tierra”, los seres humanos empezaban a marcharse de la tierra en busca de mundos lejanos ante la inminente explosión del Sistema Solar.

Por eso, voy a hacer una lista de diez libros que salvaré cuando llegue la fecha del Apocalipsis. Son diez libros que quiero llevar en ese Arca de Noe espacial que portará hacia otros planetas los pedazos y restos de un mundo que fue feliz y nos convertirá en marcianos de nuestros propios recuerdos.

1.- Ana Karenina, de Tolstoi (la mejor novela de la historia)
2.- Bella del Señor, de Albert Cohen
3.- Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll
4.- El proceso, de Kafka.
5.- 2001, una odisea espacial, de Arthur Clarke
6.- En el camino –On the road-, de Jack Kerouac
7.- El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde
8.- El Aleph, de Jorge Luis Borges
9.- Sobre héroes y tumbas, de Ernesto Sábato
10.- El cielo protector, de Paul Bowles


Y ahora, pienso que no podía faltar mi contra-lista. Es decir, los diez libros que me alegraré que se consuman en la pira final:

1.- Guerra y paz, de Tolstoi (un tolstón)
2.- La Cartuja de Parma, de Stendahl (otro)
3.- El guardián entre el centeno, de Salinger (típico libro de adolescencia sin ningún tipo de interés, además de homófobo)
4.- Mañana en la batalla piensa en mí, de Javier Marías (mañana, mañana)
5.- La náusea, de Sastre (el título lo dice todo)
6.- Ensayo sobre la ceguera, de Sara-Mago (noche de los muertos vivientes reloaded)
7.- El señor de los anillos, de Tolkien… Heads (esto lo incluyo para fastidiar)
8.- Cualquiera de Antonio Gala (la única Gala que soporto es la que cantaba aquello de Come into my life)
9.- ¿Quién se ha llevado mi queso?, de no sé quién.
10.- Harry Potter (también lo incluyo para fastidiar un poco)

Entre los que podrían haber entrado en la primera lista, están todos los de Capote, los de Tom Wolfe, Patricia Highsmith, Faulkner, Scott Fitgerald, Dashiel Hammet y Chandler, Paul Auster, Philip Roth… Pero la nave es pequeña y sólo permiten diez libros por persona. Internet no cabe en la nave.

Estas palabras, por tanto, desaparecerán en el impacto con Apofis o quedarán bajo el agua.

¿Listos los motores?

3, 2 , 1...

Etiquetas: , , , , ,

4 Comments:

Blogger AnA said...

Bueno como tu te llevas ana karenina y el aleph yopuedo llevarme diez con toda tranquilidad.

9:54 p. m.  
Blogger eSadElBlOg said...

bueno igual yo tampoco salvaba el Sr.de los Anillos pero solo por que pesa mucho para llevarlo en la mochila,ademas como la contra lista serian todos menos los diez salvados no hay problema.
Pero yo salvaría el Arrancacorazones de Boris Vian, el Demian de Hesse y de los recientes Cometas en el Cielo de Khaled Hosseini.

8:32 p. m.  
Anonymous Antonio Gala said...

También podría estar por ahí el teatro de Shakespeare y Beckett, Hojas de hierba, Así habló Zaratustra y algún ensayo de Freud, vgr. El malestar en la cultura, para que sepan los marcianos que también podemos hacer bien las cosas.

3:11 p. m.  
Anonymous Minkowsky said...

Ay, Ana Karenina... Desde luego es uno de los mejores culebrones que me he leido. Está a la altura de los grandes como "Cristal", "Bety la fea" o "Pasión de gavilanes".

3:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home