miércoles, agosto 24, 2005

Comparecencias toreras: amores que matan nunca mueren

El ministro Bono prefiere que le maten a matar, porque es católico, pero le tiene que explicar a Zaplana que esta beatitud moral/mortal no es una ley en el ejército y que él deja que los soldados españoles prefieran defenderse y matar antes que morir. Me pregunto si Zapatero conocía esta temerosa y pía inclinación del ministro de Defensa hacia la indefensión escogida y la muerte pasiva. Si es así, ahora entiendo el extraño montaje de la Alianza de Civilizaciones. Puesto que Bono prefiere morir, mejor tratar por todos los medios que no nos ataquen ni quieran matarnos. Si no puedes con tu enemigo, únete a él. Desde luego Bono es más que el novio de la muerte, es su amante más íntimo, su misterioso adorador. Y es que siempre pensé y tuve muy claro la tendencia suicida de nuestro país, lo de la sangre en el albero y... bla bla. Pero analicemos lo importante, tabulemos al margen de nuestro querido y suicida ministro de Indefensia: como dijo Carrillo una vez, el pasado existe. Ver a Zaplana acusar al Gobierno actual de haber hecho las cosas mal en el caso de los dos desdichados helicópteros era exponerse a algo que va más allá del cinismo: se llama política. Política tan alta, tan desvergonzada, orgullosa y plena de sí como los rascacielos de Benidorm. Zaplana zaplanaea por los aires espesos de la tragedia política con la mirada de un personaje de Caravaggio.

"Y morirme contigo si me matas, y matarme contigo si te mueres...etc".

1 Comments:

Blogger Berlin Smith said...

Y es que Bono es la gran contradicción y, en mi opinión, el ejemplo viviente del absurdo ideológico/práctico de la autoproclamada izquierda progresista. ¿Qué hace un católico confeso y practicante con alardes en el partido Pablo Iglesias? Ah, es que hay que ser moderno y se puede ser cristiano y socialista, sobre todo si se adopta esa cosa del humanismo cristiano, esa especie de política social de la Falange. Ah. Pues si ya no es el opio del pueblo, qué será. Uno piensa que Bono es demócrata cristiano y que sí que lo sabe, pero que con eso no se come uno un bollo electoral y menos cuando él se apuntó al partido.
Pero sigamos con la contradicción. Que el ministro democristiano del PSOE sea el ministro de defensa no es casualidad. No en vano, el ejército es católico porque sí. El mismo partido que monta en cólera por los ataques a la política laicista da por lógico que haya misas de campaña y que todos los funerales militares sean católicos, con dinero público y con púdicas banderas españolas sobre los ataudes, todos ellos con cruces. Ignoro si se le ha preguntado a la familia. Pero sigamos con las contradicciones: tengo un ejército, lo armo, lo mando a la guerra pero tengo miedo de que se mueran y no lo pienso permitir. Es más, nuestros soldaditos no están en acción de guerra, pacifican. Ah. ¿Y si viene un talibán? ¿Y si mañana la "inteligencia" nos dice que un puñado de rebeldes afganos van a entrar a sangre y fuego en tu cuartel, esperaríamos al ataque o iniciaríamos una "batalla preventiva"? ¿Sería legal? Y es que esto de tener soldados a medias, pues claro, se hace complicado. Somos miembros de una organización militar que lidera estados unidos, básicamente porque se le deja: ¿a que nadie está dispuesto a poner las armas y soldados que ponen ellos? ¿Y si dejaran de ponerlo nuestro gobierno estaría a favor? Por eso es estupendo que cuando los mismos tipos que son tus aliados y que te pagan la defensa que tu no quieres pagar se montan una guerra por su cuenta y tu gobierno decide ir (en definitiva, para eso se le elige, para que decida cosas como esa aunque a mí no me guste)a mí me parece estupendo, moderno y progresista retirarme dejándolos en la estacada militar. Ojo, no es la legítima discrepancia, es "dejar colgado" y hacer el ridículo. Aún recuerdo las órdenes de Felipe en la primera guerra del golfo, que cuando empezaron los disparos se mandó alejar los barcos españoles. ¿Comparsa o aliados? ¿A qué jugamos? Porque en España ya se sabe que tenemos soldados y un ejército y somos de la OTAN, pero no queremos ni que mueran ni que vayan a la guerra cuando la hay. Es decir, es como no tener soldados: a ver cuando cerramos el ejército. Yo, por mí, no lo tendría, es lo poco que me queda del idealismo de mi juventud (considero el idealismo una cosa muy peligrosa). Pero si lo tenemos, deberíamos ser más coherentes, algo que no puede ser Bono ni un partido con gentes como Bono.

8:53 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home