sábado, octubre 08, 2005

Ciudad del paraíso

Hoy en Madrid. Escribo estas líneas desde un ciber, a pesar de que en el apartamento en el que me quedo (mi antigua casa) tiene Internet. Escribir viendo la calle es agradable. Con el asfalto en el corazón y la esquina en la boca. Con mi pareja, con mi vida. Más Puercoespín que nunca. Málaga queda lejana. Y sí, es entonces cuando emerge y cuando recuerdo el poema de Vicente Aleixandre. Málaga como recuerdo, como infancia, como jardín de flores tropicales, pájaro suspenso, pie desnudo en el día.


Ciudad del paraíso.
A mi ciudad de Málaga.

Siempre te ven mis ojos, ciudad de mis días marinos.
Colgada del imponente monte, apenas detenida
en tu vertical caída a las ondas azules,
intermedia en los aires, como si una mano dichosa
te hubiera retenido, un momento de gloria, antes de hundirte
para siempre en las olas amantes.

Pero tú duras, nunca desciendes, y el mar suspira
o brama por tí, ciudad de mis días alegres,
ciudad madre y blanquísima donde viví y recuerdo,
angélica ciudad que, más alta que el mar, presides sus espumas.

Calles apenas, leves, musicales. Jardines
donde flores tropicales elevan sus juveniles palmas gruesas.
Palmas de luz que sobre las cabezas, aladas,
mecen el brillo de la brisa y suspenden
por un instante labios celestiales que cruzan
con destino a las islas remotísimas, mágicas,
que allá en el azul índigo, libertadas, navegan.

Allí también viví, allí, ciudad graciosa, ciudad honda.
Allí, donde los jóvenes resbalan sobre la piedra amable,
y donde las rutilantes paredes besan siempre
a quienes siempre cruzan, hervidores, en brillos.

Allí fui conducido por una mano materna.
Acaso una reja florida una guitarra triste
cantaba la súbita canción suspendida en el tiempo;
quieta la noche, más quieto el amante,
bajo la luna eterna que instantánea transcurre.

Un soplo de eternidad pudo destruirte,
ciudad prodigiosa, momento que en la mente de un Dios emergiste.
Los hombres por un sueño vivieron, no vivieron,
eternamente fúlgidos como un soplo divino.
Jardines, flores. Mar alentando como un brazo que anhela
a la ciudad voladora entre monte y abismo,
blanca en los aires, con calidad de pájaro suspenso
que nunca arriba. ¡Oh, ciudad no en la tierra!

Por aquella mano materna fui llevado ligero
por tus calles ingrávidas. Pie desnudo en el día.
Pie desnudo en la noche. Luna grande. Sol puro.
Allí el cielo eras tú, ciudad que en él morabas.
Ciudad que en él morabas con tus alas abiertas.

(Sombra del paraíso. 1939)


Un beso a todos de este malagueño que navega por España.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

VeriSign Tackles the Scandal of Splog
By Lisa Vaas October 7, 2005 News Analysis: VeriSign's buy of the Weblogs.com ping server aims to fix the sagging springs of the blogosphere, which is getting crushed beneath blog spam.
Find out how to buy and sell anything, like things related to private road construction on interest free credit and pay back whenever you want! Exchange FREE ads on any topic, like private road construction!

2:56 p. m.  
Anonymous Epaminondas Pantulis said...

Saludos de otro malagueño que pasa sus días en Mardrid.

8:15 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home