lunes, noviembre 07, 2005

La Iglesia, como siempre, dando por culo

No tienen suficiente por ser unos parásitos sociales mantenidos a regañadientes por un Gobierno que no se atreve a cortarles el grifo. No tienen suficiente con tener y mantener, con dinero público, una emisora de radio vergonzosa, radical, insultante, desde la que se dedican a echar pestes de todo aquel grupo social que no sea de su agrado. No tiene suficiente, en fin, con tener el monopolio de un partido político, el PP, al que tienen agarrado por los bajos y que obedece a la voz de su amo sin rechistar -los liberales perdieron el control del partido hace mucho ya. No tienen suficiente con ir contra los derechos de un colectivo (los homosexuales) simplemente porque se les ha reconocido igualdad jurídica y para la Iglesia los homosexuales son desviados con cuernos y tridentes, mientras se quedaron tranquilos en sus púlpitos cuando su partido, el PP, se lanzaba a una guerra desastrosa, un fracaso humanitario y de la razón que aún sangra. Dijeron que aquello estaba mal, sí, pero ninguno paseó sus asquerosas sotanas por la calle para protestar por el genocidio.

No. No tienen suficiente. Ahora azuzan a viejecitas beatas, a aprendices de monaguillos, a feligreses borreguiles a lanzarse a la calle contra la Ley de Educación del Gobierno... ¿Porque la ley sea mala? No. Porque deja el tema de la religión tal y como estaba. Es decir, mal, porque el ministerio de educación seguirá pagando a descerebrados que dicen que el preservativo no detiene el Sida, pero la religión no será obligatoria y su nota no será equiparable a las matemáticas o la física. Eso es lo que quieren. Este querido país llamado España sigue teniendo una mitad carpetovetónica, atrasada e intransigente, fanática, inquisitorial. En definitiva, repugnante.

2 Comments:

Blogger Bicho said...

Y usted ¿a qué mitad pertenece? Un poco de tranquilidad nos vendría muy bien a todos. Jiménez Losantos está haciendo escuela. Cada vez más insultos y menos argumentos. Me decepciona. Recuerdo que en cierta ocasión me acusó usted a mí de lo mismo, y ni siquiera yo había empleado en mis palabras una malsonante. Seguí su ejemplo, y le sugiero a usted que lo siga también. Demasiada mala leche veo en todas partes. No le quito a usted razón en parte de lo que dice, pero pierde las formas que usted mismo defendió en cierta ocasión.
Respecto a la pregunta del principio, no hace falta que conteste: ya sé que usted no pertenece a la mitad fanática e inquisitorial, a pesar del tono fanático e inquisitorial que emplea.
Saludos.

12:57 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

1:15 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home