lunes, febrero 18, 2008

La "frialdad" de PRISA

Admitamos que una de las debilidades estructurales de la izquierda está en el “fuego amigo” periodístico. O dicho de otra forma, en la “frialdad amiga”. Resulta pasmoso observar que, en la cadena próxima al PSOE, o en el gran periódico referente de la izquierda –que sufrieron el boicot sin precedentes del PP- se interpreta la situación de casi empate técnico entre PP y PSOE con una cierta equidistancia, con una lastimera frialdad. Como si el tema no fuese con ellos.

Esta situación dista mucho de la que se vive en campo contrario. La adhesión del ABC, El Mundo, La COPE, Carlos Herrera en Onda Cero a las tesis del PP es emocional y no tiene fisuras. Si pudiésemos clasificar los posicionamientos mediáticos de unos y otros, podríamos decir que los medios de izquierdas son medios fríos y los de derechas, medios calientes, a lo McLuhan. Unos juegan a la complicidad equidistante y otros a la incondicionalidad descarada. Peligroso juego para la izquierda.

Durante las últimas semanas lo hemos podido comprobar con el caso de las propuestas del PP en materia de inmigración. ¿Puede un periodista “de izquierdas” limitarse a elogiar el éxito táctico del PP, que sin duda le ha servido para ganar iniciativa mediática, obviando la amoralidad, la miserable xenofobia que supone quitarle a una inmigrante el derecho a hacerse una mamografía? ¿Es el cinismo una característica de esta profesión, en contra de lo que afirmaba nuestro querido Kapuscinski? ¿Dónde tendrán el límite los periodistas “amigos”, para descruzar los brazos ante la amenaza de una derecha tirada al monte bárbaro de la intolerancia y el nacionalcatolicismo?

Hace unos meses escribí un artículo señalando que, para decepción de muchos de sus lectores, El País había cambiado su línea editorial después de que el Gobierno no les cediese determinados derechos de emisión de fútbol a PRISA. El Gobierno les metió un gol con este tema, y El País le devolvió el gol, y por la escuadra, con una portada demoledora y similar a la del ABC sobre las propuestas de la ministra de Vivienda, Carme Chacón. Luego oímos a Cebrián decir que ellos no cambiaban su línea editorial por motivos empresariales, pero ellos son tan libres de decir lo que quieran como los demás de interpretar los hechos.

Y las interpretaciones posibles son: Primera, que PRISA no es tan de izquierdas como nos pensamos, y el apoyo a la izquierda es siempre táctico, pero nunca estratégico. Es decir, son equidistantes porque lo son, sin que podamos reprochárselo. Segunda, que su apoyo al PSOE es estratégico, pero por táctica empresarial, pasa por turbulencias. Y la tercera, que estamos ante un problema estructural del periodismo amigo, del votante amigo, del simpatizante amigo. A saber, que la frialdad y el desánimo forman parte de la insoportable levedad del ser de la izquierda.

Puede que haya una mezcla de las tres opciones para explicar la “frialdad amiga”. Pero esa frialdad nos puede llevar a una ruina irreversible. En mi último artículo cité el célebre verso de Niemöller… (“primero fueron a por los comunistas, pero no dije nada porque no era comunista…”). Que PRISA apechugue. Ahora van a por los inmigrantes, a por los homosexuales, a por los catalanes, a por las mujeres que abortan. Pero si gana el PP, tampoco se olvidarán de ir a por PRISA, porque ya lo hicieron cuando tuvieron el poder y quisieron meter en la cárcel a Polanco, y hace unos meses con el boicot. PRISA sabrá a qué juega. Porque aquí nos la jugamos todos.

Leer artículo original en El Plural

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger José Luis said...

Pero a lo que debiéramos aspirar quizá sea precisamente a eso, a que ningún medio de comunicación actúe al servicio del poder o de la oposición.
Claro, que la posición de PRISA huele mal. Qué curioso que su posición coincida en el tiempo con la aparición del diario Público...

11:31 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home