lunes, noviembre 05, 2007

Suicidio ejemplar

En un hermoso libro de cuentos que lleva por título “Suicidios ejemplares”, Enrique Vila-Matas compendia diversas formas imaginarias de quitarse de en medio. Pocas cosas hay más literarias, más metafóricas, más narrativamente dramáticas que el acto de matarse.
Pero como la realidad supera a la ficción, Rajoy ha mejorado al escritor perpetrando un alucinante suicidio político por fases, administrado por los peones negros de las Ondas y algún periódico, y ejecutado implacablemente por una sentencia sin antídoto conocido.

Con la decisión de abrazar la teoría de la conspiración, Rajoy se encadenó al pasado, se dejó atenazar por dos medios de comunicación radicalizados, y unió su destino al veredicto de una sentencia judicial.

Esa fórmula química le ha bastado a Rajoy para envenenar su cuerpo político casi sin remedio. La mentira es, como el ácido bórico, un elemento tóxico que jamás debería estar en la probeta de ningún político. Incomprensiblemente, Rajoy se untó las manos con ella, no logró ni quiso eliminarla de sus experimentos, y terminó, como el monje de El nombre de la Rosa, muriendo cuando trataba de pasar página.

La teoría de la conspiración no buscaba la conexión entre ETA y el 11-M, porque esa mentira quedó desenmascarada durante los días posteriores al atentado y sancionada en las urnas. Lo que perseguía la teoría era instalar la “sospecha” en la sociedad de que, una vez tumbada la mentira, nunca se conocería toda la verdad. En el marco de un proceso de paz en curso, se trataba de mezclar la supuesta cesión ante ETA con su supuesta vinculación con el 11-M. Así, favor por favor, se explicaría la fórmula final, la composición química exacta de todo lo que ocurrió del 11 al 14 de marzo de 2004.

Hasta que por fin, esa maquiavélica y terrible mezcla de elementos le ha explotado al PP y al propio Rajoy en sus propias manos. Suicidio ejemplar.

Artículo original en El Plural

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger chinatea said...

i can't understand your words.
but best wish to you!

10:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home