lunes, febrero 14, 2005

Comentarios sobre los comentarios

A mis detractores íntimos (a los que, sin embargo, y en virtud de mi liberalismo a prueba de bombas, estoy encantado de recibir y con los que estoy encantado de disentir) sólo decir que me gustaría que mis artículos, tuviesen la profundidad que tuviesen, fueran lo acertados que fueran, sean rebatidos con argumentos, no con descalificaciones. En mi análisis, gran parte de la derecha de este país ha perdido cierta capacidad de raciocinio producto de una inesperada (pero sin duda, merecida) derrota en las urnas. La pérdida de la racionalidad conduce a lo que pasó con Bono, curiosamente el ministro que más gusta a los votantes del PP. Ojo, este crítica la hago extensiva a cierta parte de la izquierda, fundamentalmente del PSOE (a IU no se le pueden pedir ciertas cosas), y en concreto a personajes como Odón Elorza y Pasqual Maragall. Fue este último el que defendió con ahínco al impresentable de Mikel Otamendi, un proetarra declarado de la izquierda abertzale, director del actual Berria y uno de los fundadores del ilegalizado Egunkaria. Al parecer, Otamendi, en una de las típicas mentiras de la factoría nacionalista vasca, se declaró objeto de torturas por parte de la Guardia Civil. No voy a hacer comentarios a la defensa impresentable que Maragall le ofreció a este señor. Tampoco voy a hacer comentarios acerca del "buen rollito" de Maragall con los nacionalistas y el empecinamiento en la prestidigitación peligrosa e inquietante que se trae con los términos "nacionalidad"...etc. He ahí un ejemplo de antiliberalismo soterrado bastante típico de la "gauche divine" catalana, bastante intervencionista tanto en lo económico como en lo cultural. No me voy a extender acerca de los peligros que amenazan la sociedad abierta. Popper ("La sociedad abierta y sus enemigos") ya ha analizado este asunto (con mucho mejor tino que un neoliberal, en mi opinión, bastante mediocre, como Francis Fukuyama). Creo, sin embargo, que Zapatero es un liberal positivo (cree en la acción positiva para proteger al individuo del propio Estado, o de otros entes superiores, cuya fuerza coercitiva pone en peligro la libertad del individuo). El liberalismo negativo preconiza la ausencia total del Estado como condición para la libertad individual. El liberalismo positivo entiende que ésta no se produce sin una cierta "igualdad de condiciones" y por tanto el Estado debe servir de garante de esta libertad "de facto". Ésa es la diferencia básica entre los socialdemócratas liberales y los neoliberales. Espero que, caravanas y perros al margen, surjan comentarios que rebasen esa irracionalidad bipolar que nos invade.

Sobre el comentario al reportaje que publiqué en la revista Zero acerca de los "homoconservadores"... El reportaje es descriptivo, no valorativo. Uno puede ser homosexual y conservador. Lo que no termino de entender es el encaje, digamos, de hecho, en el día a día, en un grupo humano que rechaza los derechos de los homosexuales. Estas contradicciones se ejemplifican muy bien en un periodista-escritor como Andrew Sullivan (por favor, si entendéis inglés, no os perdáis su página, es muy interesante: http://www.andrewsullivan.com). En cualquier caso, la discrepancia está mejor aceptada en EEUU que aquí (la cultura liberal). Dudo que el PP acogiese en su seno, con la naturalidad con la que ocurre en el Partido Republicano norteamericano, a homosexuales, negando sus derechos en los programas políticos, pero al mismo tiempo ejerciendo un respeto bastante empírico, es decir, factual y basado en la no-politización del hecho homosexual. Andrew Sullivan es católico y republicano, y está a favor del matrimonio gay, que aquí ha aprobado Zapatero. ¿Hay homosexuales católicos conservadores españoles a favor de tal derecho? Me temo que no. Aún queda mucho camino por recorrer.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

De tus artículos dices que "...sean rebatidos con argumentos, no con descalificaciones...", mientras tu despachas la compejidad de ideas de una persona en "...al impresentable de...", "...en una de las típicas mentiras de...","No voy a hacer comentarios a la defensa impresentable...". ¿Estás seguro que la descalificación de tus artículos no viene dada por la incoherencia del escritor de los mismos?

2:08 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

hartincancy
rbbf

7:10 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home